martes, 19 de junio de 2012

Si no hubiera y si pudiera...

¿Aún no es tarde para cambiar?


¿Y si me fuera,
para no volver?
¿Y si me durmiera
y no viera un nuevo amanecer?

¿Qué pasaría si todo terminara?
¿Qué pasaría si no hubiera un maña?
¿Qué haría si ya no me queda  nada,
sólo una vida vacía, sóla, olvidada?

¿Y si al son de una triste melodía
la noche diera paso al día?
¿Y si después de una corta vida
la melodía se convirtiera en canción tardía?

¿Qué pasaría con todo aquello que quería?
¿Quién cuidaría de todo lo que era mi vida?
¿Qué haría yo sin poder ver un nuevo día
sin decir te quiero a quien quiero ni amar como amaría?

¿Y si en un pequeño suspiro
se borrara todo lo que he vivido?
¿Y si en una caricia
se olcultaran las sonrisas
que me sacaran de las cenizas
y que trajeran buenas noticias?

¿Y si te pidiera que te quedaras junto a mí?
¿Y si te dijera, en el último segundo, que quiero estar junto a ti?
Me daría igual la respuesta que de tus labios saliera,
me conformaría con ser más valiente de lo que antes era.

¿Y si me fuera,
para no volver?
¿Y si me durmiera
y no viera un nuevo amanecer?

Echaría de menos esa sonrisa,
añoraría cada pequeña caricia,
pero a pesar de todo sabría,
que el tiempo para mí termina.

Pero...¿Y si siguiera palpitanto mi corazón?
¿Y si no muriera ni sufriera por amor?
¿Y si tuviera un modo de superar el dolor?

A pesar de saber que la angustia,
fiel compañera y amiga,
riega la planta del amor, mustia,
porque sabe que la muerte se aproxima,
yo seguiré pensando con alegría
en cada momento vivido a tu lado,
y pensaré que cojo tu mano,
y que nada en ese momento terminaría...

Pero... ¿Y si esto fuera el final?
Si fuera el triste final de mi historia,
lo dejaría terminar sin más,
sin buscar ninguna escapatoria...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada