lunes, 11 de junio de 2012

Cansada de llorar, sólo puedo esperar...

Sólo frío en mi interior


Y ahora sé el por qué
de que mal ahora mismo esté.
Ahora sé que yo lo forcé
y por eso ahora no me quejaré.

Yo misma soy la que se ha dañado
con ilusiones vacías,
con canciones suicidas.
Y aún no me lo he perdonado.

Debería haber sido fuerte.
Deberías haber podido irte
sin más problema que hacer la maleta
y llegar hasta la puerta.

Pero lo compliqué todo mucho,
destrocé por desgracia nuestro mundo
hasta tal punto que dejó de ser nuestro
y se convirtió en un complicado reto.

Detrás de tanto misterio,
al lado de tanto dolor,
envuelto en medio del miedo
se hayaba mi corazón,
herido, sangrante,
del dolor amante,
del amor añorante...

Pero ahora mis suspiros,
ven sus miedos cumplidos.
Y se preguntan a dónde has ido,
se preguntan qué es lo que ha sido
de ese amor tan sincero
que una vez fue verdadero.
Pero se ha convertido en engaños,
en tristes llorosos lamentos,
que después de todos estos años,
no pueden salir de mis pensamientos.

Pienso despierta para domir,
duermo despierta para soñar,
y entre mentira y mentira de cristal,
se rompe el secreto de vivir.

Sé que sin ti no podré estar,
y que por mucho que te ame,
a pesar de todo, no volverás.
Y espero que todo un día cambie,
que llegue el momento en el que te pueda recordar
sin necesidad de echarme a llorar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada