viernes, 29 de junio de 2012

Ladrones de corazones

Corazones robados sin fecha de caducidad



Nuevo poema. Sé que mi inspiración no es la misma que la de hace tiempo, pero estoy intentando recuperarla y sin intentarlo no consigo nada, así que hayá va. A ver si os gusta.

Expulsa a los ladrones de corazones
como expulsas al humo,
sin preocupaciones.

Echa de tu vida a aquellos
que queriendo o sin quererlo
te han hecho daño y viéndolo
dejan las heridas doliendo.

Olvida a todos los niños malos
que sólo saben dar palos,
que sólo destrozan corazones dañados
que dejan amores temblando.

No escuches a sus voces hablar de ti,
deja todo de lado, deja de sentir.
Oblígales a mirar hacia si mismos,
hazles afrontar sus destinos.

Expulsa a esos niños horribles,
deja de convertir sus tonterías en temibles
miedos duros e incomprensibles,
que sólo para ti y para nadie más son visibles.

Ahora vuélvete la mala de la película,
 que de tu ser se note en cada partícula.

Deja de ser cenicienta
y olvida a todo aquel que mienta.

Conviérte te en la princesa de las tinieblas,
 piensa que todo el mundo a tus pies tiembla.

Mira al mundo real con sabiduría
y vete a vivir al tuyo propio de fantasía.

¿Continuará?



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada