lunes, 24 de marzo de 2014

SIN MIEDO A NADA ~


"Me muero por suplicarte que no te vayas mi vida
Me muero por escucharte decir las cosas que nunca digas
Mas me callo y te marchas, mantengo la esperanza
De ser capaz algún día
De no esconder las heridas que me duelen al pensar
Que te voy queriendo cada día un poco más.
¿Cuánto tiempo vamos a esperar?"


 No me voy a dar por vencida.

TÚ ERES MÍO

Sí, en MAYÚSCULAS, negrita, cursiva y subrayado. ¿Se ve lo suficientemente bien?

Puede que ahora no sea nuestro momento... Sé que no lo es. Tenemos demasiado y no lo queremos perder. A nuestra manera nos queremos, estamos ahí el uno para el otro y, de momento, eso es lo que tenemos que vivir y disfrutar. Tenemos que vivir nuestras vida para poder estar juntos.

Ahora lo veo todo claro. Tenemos miedo, no tenemos experiencia. Necesitamos alejarnos, distanciarnos, para darnos cuenta de que lo nuestro es eterno, es pura necesidad, es una amistad verdadera, preocupación, cariño, ternura, amor, dolor, miedo estrés... Es tantas cosas a la vez que somos incapaces de abarcarlo.

Pero tenemos que aprender a vivir con ello. Yo sé que cada día que pasa, te quiero un poquito más. Por cualquier tontería, me da igual, simplemente sé que estamos destinados. Quizá seamos nuestra propia perdición... Pero ¿y si somos lo que necesitamos para respirar y seguir adelante? Hasta ahora nunca nos hemos distanciado, nunca  hemos discutido, nunca nos hemos peleado... El miedo es un factor clave en nuestra "amistad".

Pero ¿por qué hay miedo? Si lo nuestro sólo fuera una amistad normal, no habría miedo, debido a que la gente discute a diario. Si fuéramos realmente como hermanos, tampoco habría miedo, porque los hermanos jamás se separan... Pero ¿y si entra otro factor? El factor amor. ¿Y si lo mezclamos con "mejores amigos" y "hermanos"? En ese caso tenemos en nuestras manos una bomba que nadie sabe cuándo explotará. Porque es la única explicación razonable, el amor y el miedo juntos... Interfieren, nos echan para atrás porque nos aterra pensar en separarnos. No por amistad, no por considerarnos hermanos. No.

Hay algo mucho más fuerte que todo eso entre nosotros. Y lo veo en tus ojos. Lo veo en tu forma de comportarte... Lo veo cuando te alejas de mí, mi mejor amigo, mi hermano, pero tan distante... Sé que te da miedo hablar de las palabras prohibidas ("amor", "te quiero", "me gustas"...) y también temes hablar de mí, de mis problemas, de mis miedos. Te cierras en banda y ni te das cuenta. Es tan tierno que tengas miedo de acercarme a mí, que tengas miedo de sentir aquello que ya sientes... Porque me quieres y no sólo porque los demás lo digan. Yo, dentro de mí, lo sé.


"Me muero por abrazarte y que me abraces tan fuerte
Me muero por divertirte y que me beses cuando despierte
Acomodado en tu pecho, hasta que el sol aparezca
Me voy perdiendo en tu aroma
Me voy perdiendo en tus labios que se acercan
Susurrando palabras que llegan a este pobre corazón
Voy sintiendo el fuego en mi interior"


Cielo, necesitamos que la vida nos enseñe, nos enseñe cómo quitarnos el miedo... Cómo ser nosotros y darnos cuenta de lo que nuestros ojos gritan y nuestros corazones lloran... Porque sé que cuando estamos tú y yo juntos, el resto del mundo se olvida. Sé que cuando me miras, se te pasa el tiempo volando. Y aunque tengas otras cosas en mente, es imposible que dejes de fijarte en mí. A veces me evitas, a veces te acercas de más... Me tratas distinto que a los demás. Y todo el mundo lo ve. Nos miran cuando estamos juntos y quizá piensan "Vaya par de enamorados más tontos, se les ve muy bien juntos, ambos centrados el uno en el otro, pero sin darse cuenta de lo que hay entre ellos"...

Porque nuestros amigos nos miran y hablan. Al menos eso creo yo, porque ya ni siquiera quiero preguntar. Yo lo que ahora busco es olvidar, enterrar mi amor por ti... Y dejarlo salir cuando sea nuestro momento.



"Me muero por conocerte, saber qué es lo que piensas
Abrir todas tus puertas
Y vencer esas tormentas que nos quieran abatir.
Centrar en tus ojos mi mirada, cantar contigo al alba
Besarnos hasta desgastarnos nuestros labios
Y ver en tu rostro cada día crecer esa semilla, crear, soñar
Dejar todo surgir, aparcando el miedo a sufrir"


 ¿Entiendes ahora lo que nos estamos perdiendo?

Algún día lo verás. Cuando hayamos reunido la experiencia suficiente como para saber qué hay entre nosotros. Sé que siempre serás mi primer amor, aunque espero que no seas el único si al final tengo que aprender a vivir sin ti. Sería muy duro estar sin aquella persona que te da el aire, la vida, el sentido... 

Y lo peor es que me costará acostumbrarme si me tengo que conformar con nuestra amistad. Tendré que olvidar ese fuego que despiertas en mi interior, esos ojos que miran más allá de mí yo exterior hasta ver mi yo más secreto... Echaré de menos tantas cosas de ti. Tus tonterías, tu risa, tu forma de correr, nuestras "peleas"...

Dios, me aferraré a ellas todo lo que pueda y más. En los momentos en los que nos peleamos con las guantillas (guantes de kárate usados en nuestro caso para poder pegar sin hacer daño, aunque los golpes me los llevo igualmente), en esos momentos sólo estamos tú y yo. Ambos concentrados en el otro... Controlamos nuestros movimientos, nuestros ojos, cada paso, olvidamos a la gente que pasa a nuestro alrededor, a aquellos amigos que nos miran... 


Y media hora de pelea se nos pasa en un suspiro. Con mis típicas tonterías y tus golpes certeros sin afán de hacer daño. Aunque he de decir que el que me diste sin querer en el ojo, aún con guantillas, dolió bastante... Pero me dio igual, yo seguía ahí peleando. Necesitaba quitarme el estrés de encima y desquitarme. Te di un buen golpe en la barbilla. Si no tuvieras esos reflejos y no fueras un experto en kárate y si no me dejaras medio ganar... Aunque esa no te la esperabas, ni esa ni otras cuantas, lo que me hace estar orgullosa de mí misma, aunque te desesperes conmigo y a la vez te metas conmigo porque dices que no llego a pegarte... Ya verás con un poco más de práctica quién necesita ponerse las guantillas para no hacer daño...


"Me muero por explicarte lo que pasa por mi mente
Me muero por intrigarte, y seguir siendo capaz de sorprenderte
Sentir cada día ese flechazo al verte.
¿Que mas dará lo que digan? ¿Qué mas dará lo que piensen?
Si estoy loca es cosa mía, y ahora vuelvo a mirar
El mundo a mi favor, vuelvo a ver brillar la luz del sol".


Así que, mi amor, mi todo, mi vida... Aquí seguiré, sufriendo y disfrutando nuestra amistad, atesorando tardes como las de hoy, momentos como los de hoy, cuando tus ojos y los míos se encontraban... Y, aunque no prometo esperarte, prometo quererte durante el resto de mis días. Aunque sea otro quien me bese, aunque sea otro al que ame. Tú siempre tendrás un huequecito en mi corazón, te lo mereces. 

Aunque te alejes, siempre te llevaré conmigo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada