lunes, 31 de marzo de 2014

En busca de "mi" tesoro



Este frasco lo compré en el Museo Geominero de Madrid hace unos meses, me encantó

Sé que el oro se caracteriza por su inconfundible color dorado. Pero en este caso he decido modificar el color de la foto. ¿Por qué? La respuesta es muy sencilla, pero a la vez muy simbólica.

El mundo es como es (algo obvio e incluso tonto, pero es un hecho que debo remarcar). Pero... Existen las percepciones, los puntos de vista, los pequeños matices... Y lo que para algunas personas puede ser de una forma, para otras es distinto. Sencillamente porque cada uno tiene una percepción diferente de lo que está a nuestro alrededor, de lo que está frente a nosotros... O de lo que no está.

La vida está llena de pequeños matices que cambian el curso de las cosas que nos van sucediendo. Y en este camino, cada decisión es importante. En mi caso, por ejemplo, decidí ver el oro como lo veis vosotros mismos con vuestros ojos ahí arriba. Probablemente en un principio no hayáis pensado en ello, muchos de vosotros habréis pensado que es una entrada en un blog de lo más tonta...

Pero tenéis que ver más allá de las apariencias.

Os estoy mostrando mi realidad, mi punto de vista, los matices que representan mi vida.

O al menos os estoy introduciendo en parte de esa realidad, os enseño cómo entrar y parte de lo que hay en ella.

En este blog no sólo hay invenciones mías. Hay pensamientos, sueños, ilusiones, realidades... Secretos. Pero todo ello está contado desde un punto de vista específico, con miles de matices que, si otra persona lo contara, podrían cambiar y modificar lo que os hace sentir o pensar.

¿A dónde quiero llegar con todo ésto? Esa es una pregunta algo más complicada de responder, pues ni yo misma sé la respuesta. Sé que os quiero hacer comprender el por qué de muchas palabras que están expresadas en este blog y su por qué.

También sé que os quiero animar a mirar más allá. Pues no siempre las cosas son como las creemos ver.

Al igual que el oro puede ser visto desde diferentes puntos de vista (ya sea cambiando tontamente su color en una fotografía) la realidad también se puede moldear a nuestro gusto, lo que no siempre implica que estemos en lo cierto o que  hagamos bien. Podemos hacerlo por gusto y disgustar a algunos con nuestros puntos de vista... Aunque también podemos moldearlo como quieren los demás, en tal caso, ¿estaríamos mirando por nosotros mismos? ¿Estaríamos enseñando a los demás un reflejo de nuestra propia realidad? ¿O nos estaríamos escondiendo por miedo al siempre odiado "¿Qué dirán?"?

Quizá ninguno de nosotros (ni yo que lo estoy escribiendo ni vosotros que lo estáis leyendo) lleguemos a una respuesta sobre ciertas dudas (no sé si atreverme a catalogarlas como "dudas existenciales") que se leen entre líneas en este corto mensaje. Porque no es un texto cualquiera escrito al azar, no. Es un texto con el que te tienes que parar un momento a pensar y ver más allá.

No busques en el texto las preguntas y las respuestas, pues las que importan no están aquí. Las preguntas importantes son las que se crean en ti después de leer todo ésto... Y sólo tú tienes las respuestas. Quizá otros tengan el poder para guiarte hacia las respuestas, pero éstas están en ti. Tus propias preguntas, tus propias respuestas. Pues (aquí aparecen otra vez los matices) estas preguntas que no me he atrevido a catalogar como existenciales son diferentes para cada uno de nosotros y hay diversas respuestas que nosotros, a lo largo de nuestras vidas, debemos hallar.

Por tanto, pensad en ello. En las percepciones, en los matices que componen vuestra vida... Pensad y hallad las respuestas a tantas preguntas de las cuales os creéis faltos de respuestas cuando las tenéis enfrente o dentro de vosotros.

Porque para mí, ese es mi tesoro: mi realidad, mis sueños, mis matices... Mi mundo. Y me esfuerzo por entenderlo y mejorarlo, por preguntarme y hallar respuestas...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada