domingo, 9 de marzo de 2014

JUNTOS ~

Y... Al fin me doy cuenta. 

Me ha costado, pero ahora veo todo claro. 

Ahora lo entiendo.

Me pueden interesar muchos, incluso gustar, pero a ti jamás de podré olvidar. Es un amor ciego e irracional, es doloroso... Pero pasional.

Y es que te quiero mucho... Y mucho más.

Y sé que si te tengo que esperar, esperaré.
Si tengo que callar, callaré.

Si no me quieres ver más, desapareceré.

Pero siempre estaré ahí, aunque tú no me veas, cuidaré de ti. Porque para mí, esto es más que una amistad, mucho más. Es un gran sentimiento que no sé cómo catalogar.


Y lo sabes. Y lo ves. Y lo sientes.

Sabes que nos une algo especial. A ambos nos da miedo averiguar qué es...

Pero nos conformamos con ser mejores amigos y tratarnos como desconocidos. Te es más fácil tratar con otras que conmigo. 

Sabemos todo el uno del otro. Tenemos la necesidad de compartir nuestras alegría al igual que nos apoyamos cuando estamos mal. 

No podemos estar juntos. Pero tampoco aguantamos el estar separados.


Ni contigo... Pero tampoco sin ti.

¿Y eso qué quiere decir? Nos necesitamos, a nuestra manera nos queremos, nos aguantamos, nos apoyamos, nos reímos y lloramos, nos desesperamos, a veces hasta lloramos, nos confesamos y huimos...

¿Cuánto tiempo durará ésto? ¿Cuánto sufrimiento más nos espera?

Porque te quiero y te necesito.

Ahora.

No mañana ni dentro de unos años. Es ahora cuando estás como un amigo a mi lado y ambos nos sentimos raros... Es ahora cuando nos preguntamos...

¿Qué nos preguntamos? ¿Qué dudas tenemos?

 Porque no sé tú, pero yo tengo miles de dudas y aún más preguntas, porque sé que te necesito a mi lado, pero temo que te alejes...

Aunque siempre vuelves a mí.

Siempre dejas todo por mí.
Siempre me cuentas lo importante a mí.
Siempre renuncias a ellas por mí...

Porque sé que te he hecho sufrir, sé que no debí interferir.

Pero no pude evitarlo.

Aún así, te dejé elegir. Me daba igual que te fueras con ella... Más o menos. Podría haberlo soportado. Pero no quisiste y me dijiste: 
"Te ha hecho daño a ti y por tanto a mí también"
Y yo no me lo podía creer. Una semana antes te enfrentas a mí, sabiendo que yo te quiero, y me dices que ella te gusta... Y yo, al principio, como una tonta, te digo que no nos veamos ni hablemos en un tiempo, cosa difícil teniendo amigos en común...

Pero me duró dos segundos. Más tarde te dije que me daba igual, que quería que todo siguiera como siempre a pesar de todo, porque "eres mi mejor amigo y te necesito". Y yo soy tu mejor amiga. Y para ambos quedó claro que sería horrible perdernos... 

Pero tú seguías queriendo estar con ella y eso me mataba, porque no sabías la verdad.

Y, después de todo, una semana después, te preocupas más por mí, por cómo lo estoy pasando yo, que por ti y tus sentimientos. Me antepones a ella, a tus sentimientos. Porque al fin sabes toda la verdad. Sabes que ella envidiaba nuestra amistad y nos intentó separar...

Pero no pudo. Nadie podrá. Sólo nosotros seremos lo bastante tontos como para separarnos.



"-Tú eres una amiga que yo no dejaría ir"
"+Lucharé hasta con las uñas por no perder a alguien como tú.
-Yo también."

¿Te acuerdas?


Creo que en mi vida he estado más contenta que al saber que nuestra amistad o lo que sea que haya entre nosotros es tan importante para ambos.


Pero no dejo de preguntarme... ¿Por qué? ¿Por qué te importo tanto? ¿Por qué a tu manera me quieres tanto? ¿ Por qué todos ven algo especial entre nosotros y tú te empeñas en negarlo?

Últimamente te veo más lejos a ratos de mí... Y sé que es culpa mía. Te estoy alejando de mí.

No quiero que eso pase, pero nuestros subconscientes son más listos que nosotros... Saben que ya no podemos hacer más.

Ha llegado la hora de poner punto y a parte a esta historia.

Estoy segura de que algún día seguirá, el destino nos unió desde los tres años y desde entonces lo hemos compartido todo...

Pero ahora, sólo me queda seguir siendo "tu mejor amiga"... Mientras veo cómo te alejas de mí.

...

Querido destino, querido futuro:

Os ruego que nos dejéis guardar cada momento que pasamos juntos en nuestra memoria. Que nos unáis cuando sea el momento adecuado. Porque somos el uno para el otro.

Haced que vea que siempre me ha querido, que siempre me ha necesitado a su lado...

Y devolvedle a donde pertenece, junto a mí. Porque ambos nos complementamos...

Juntos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada