martes, 23 de octubre de 2012

In my head... (Continuación de la pequeña historia)

Miss you


"Te necesito... 
No lo sabes, pero es así. Te necesito a mi lado, necesito verte, tocarte... Saber que estás aquí y no allí, tan lejos de mí. No sabes lo que duele vivir así. Vivir sufriendo, llorando, temiendo... y pensando que un abrazo tuyo sería la solución.
No la solución más inmediata para solucionar mi dolor, pero sí la que me dejaría temblorosamente alegre durante los escasos minutos que durara mientras yo pensara cómo alargarlo... Porque intentaría que ese abrazo durara más de unos minutos, intentaría que no terminara... nunca.
Pero no es así y tengo miedo de perderte... Tengo miedo hasta de decirte que te necesito, cuando sé que no lo sabes pero deberías saberlo... Porque aunque no te lo diga claramente, lo digo. Mis palabras... Si es verdad que soy tan obvia, deberías saberlo. Saber que te necesito aquí conmigo, que esta distancia me está matando poco a poco... 
Sentirás lo mismo, debes sentirlo. Porque me quieres... Como bien recuerdo que me dijiste: "Si no fuera así, si no hubiera estado seguro, ¿crees que te habría pedido salir?"
Pero entonces... ¿Por qué nos cuesta tanto decir los "te quiero", "te echo de menos"? ¿Por qué?
No sé la respuesta a tantas preguntas... Todas ellas que dejan grandes dudas en mí...
Pero si estoy segura de algo es lo siguiente: 
Te quiero."
 Desplazó su mira del papel al reloj... Otro día más. Uno más de tantos. O uno menos... Y ella seguía escribiendo cosas a aquella persona que jamás lo leería. O pudiera ser, que un día, en un arrebato de confianza en sí misma (y en él), le mandara todo aquello que tenía escrito, cada palabra dicha desde el fondo de su corazón.

 Pero de momento, no lo haría. Es más, era ya hora de ponerse de nuevo a estudiar y concentrarse en el largo curso que la esperaba... Sería complicadísmo, pero sabía que ella podría con todo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada