sábado, 21 de julio de 2012

Decir que no quieres nada, cuando quieres decir que quieres todo

Pierdo el rumbo y dejo de sentir


Sigo sin creerme,
lo tonta que estoy siendo.
Es imposible tenerte,
y de miedo voy muriendo.

Probablemente cuando pase el tiempo,
y me de cuenta de lo que estoy perdiendo,
sea capaz de rememorar esos días,
en los que era fácil decir lo que sentía.

Pero sé que vivo en una fantasía.
¿Quién querer a alguien como yo querría?
Pero sé que aquello jamás sucedería.
¿Cuándo dejaría de sentir lo que sentía?

Con cada día que pasaba,
mucho más me dolía.
Y mientras la espada se clavaba,
poco a poco me perdía.

Me perdía a mi misma,
no volvería a ser la de antes.
Me convertiría en un fantasma,
jamás reuniría todas las partes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada