sábado, 21 de abril de 2012

Palabras de la vida

Una de mis historias más sentimentales...

Desempolvando mi vida... Desempolvando mi guitarra.
 Es difícil explicar de dónde saqué las fuerzas para relatar esta historia y para hacerlo sin derramar ni una sola lágrima... Me costó, es cierto, pero una vez que la empecé, me di cuenta de que me sentaba bien relatar lo que una vez me pasó y que me marcó para el resto de mi vida...
 Desde entonces no soy la misma, es algo que hizo que viera la vida de otra forma, que madurara antes de tiempo. Y ahora que lo pienso, no me arrepiento de nada, sólo de haber sido tan tonta y de seguirlo siendo, esperando que las cosas se solucionen, aún cuando ahora sí sé que es imposible...
La historia la titulé Desempolvando mi vida... Desempolvando mi guitarra  sencillamente porque es lo que hice: quitar las telarañas de mi vida para poder volver a rememorar aquellos sucesos y poder dejarlos por escrito para que quien se lo lea disfrute de una buena historia, aprenda algo de mi experiencia o simplemente, por amor a leer, tenga entre sus manos este escrito que le pueda emocionar.
Así que, llegados a este punto, sólo me queda deciros que disfrutéis de la historia tanto como podáis dentro de lo que cabe, porque no está demás recordar que, a pesar de todo, es triste, dura y sincera... O por lo menos a mí me lo parece.
Por lo que ahora sí, os invito a pasar a una parte de mí que llevaba escondida años y de la que muy pocos saben.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada