lunes, 23 de abril de 2012

Día del libro

Quizá uno de los mejores días de mi vida...

Hoy es el famoso día del libro. Un día muy especial para mí, escritora aficionada con delirios de grandeza. Me gustaría poder decir que sé, o más o menos conozco la historia y el por qué de esta festividad, pero no es así, por lo que tendré que decir que me he enterado hoy en la entrega de premios de un concurso de relatos cortos, el cual no gané (pero el año que viene lo volveré a intentar). Por lo que os pondré un poquito de la historia que encontré en la siguiente página: www.diadellibro.eu
El origen del día del libro se remonta a 1930. El 23 de abril de 1616 fallecían Cervantes y Shakespeare. También en un 23 de abril nacieron – o murieron – otros escritores eminentes como Maurice Druon, K. Laxness, Vladimir Nabokov, Josep Pla o Manuel Mejía Vallejo. Por este motivo, esta fecha tan simbólica para la literatura universal fue la escogida por la Conferencia General de la UNESCO para rendir un homenaje mundial al libro y sus autores, y alentar a todos, en particular a los más jóvenes, a descubrir el placer de la lectura y respetar la irreemplazable contribución de los creadores al progreso social y cultural. 
La idea original de esta celebración partió de Cataluña, del escritor valenciano Vicente Clavel Andrés,  proponiéndola a la Cámara Oficial del Libro de Barcelona. Poco después, en 1930, se instaura definitivamente la fecha del 23 de abril como Día del Libro mundial, donde este día coincide con Sant Jordi (San Jorge), patrón de Cataluña y Aragón y es tradicional que los enamorados y personas queridas se intercambien una rosa y un libro.
 Después de esta pequeña introducción, procederé a "marcar" cuáles son, desde mi punto de vista, los pasos necesarios para ser un buen lector y para poder hacer honor a este gran día.

Lo que primero se necesita es un sitio tranquilo, donde puedas dejar a tu mente vagar por lugares de en sueño, maravillas creadas por nuestra imaginación y por la de los creadores de sueños, también llamado escritores.


Lo segundo que hace falta es un libro, cualquier libro. Todos ellos encierran en su interior misterios que debemos descubrir poco a poco, que tenemos que tomarnos con calma. Una buena lectura no consiste en acabarse pronto un libro, sino de disfrutar de cada pausa, cada coma, cada mundo que se crea en nuestra imaginación y convertirnos por un instante en esos personajes que tanto añoramos ser.


Lo tercero es disfruta de ese mundo que se crea en nuestra imaginación, que nos transporta a lugares que soñamos con visitar, pero que por cualquier motivo no podemos ir. Tenemos que disfrutar de cada descripción, leerla atentamente y crear ese mundo deseado en nuestra mente.


Y ahora, mi parte preferida de la lectura: convertirme en los personajes que previamente esas personas soñadoras y que nos regalan esos sueños, crean. Convertirme en una princesa que espera a su príncipe en su castillo, en la más valiente de las heroínas, en una humilde dama de la que consigue sobre ponerse a todo y convertirse en una referencia para todas las mujeres de la historia... O saber quién era ese chico olvidadizo que se enamoró de una chica que al principio pasaba de él, saber qué era lo que ese guerrero pensaba al ir a la guerra y dejar sus tierras atrás, quizá para no volverlas a ver...


Después de todos estos pasos, queda recordar lo obvio y lo que previamente ya conseguíamos: disfrutar de la lectura. No es sólo leerla bien ni transportarte a esos mundos siendo esos personajes que tanto admiras, no. La lectura también es una forma de pasar un buen rato, de divertirse y olvidarse del exterior. Es como escuchar una buena canción o pasar una tarde con tu mejor amigo... Es algo único que tenemos que apreciar.


Y podría seguir diciendo maravillas de ese arte que tanto me gusta, pero tampoco quisiera alargarme más, por lo que sólo me queda añadir, visto lo visto y dicho todo lo anterior:

Keep calm and let the game begin


Porque al fin y al cabo, en eso consiste la lectura, en calmarse y dejarse llevar por ella sin miedo, con la alegría con la que un explorador entra en una cueva en la que sabe que encontrará un gran tesoro... Eso es para mí la lectura, un tesoro que debemos cuidar, apreciar y tener siempre presente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada