sábado, 1 de septiembre de 2012

Nothing less to lose

¿Qué hacer cuando tu vida ha terminado?


He buscado soluciones hasta hartarme,
hasta las heridas volver a sangrarme.

Cuando parecía que se curaban,
de nuevo se abrían.
Cuando parecía que no recordaba,
de nuevo el dolor salía.
No podía creer que me estuviera pasando
lo que en este momento estoy contando.
No podía creer que el mundo que amaba tanto
tantísimo me estuviera dañando.

Pero con "Había una vez..."
empezaban los cuentos
y con un "No me volverás a ver"
terminaban los mismos.

Nadie jamás ha podido explicar
por qué tanto dolor se tenía que concentrar,
expandir, retorcer, morder hasta llegar a matar.

Porque eso es lo que hace el dolor.
Primero muerde a la presa elegida,
después se expande por nuestro caparazón
concentrándose en el corazón,
retorciéndose de la forma temida
llevándose poco a poco nuestra vida.

Actúa de forma rápida,
tato que apenas te das cuenta.
Actúa de forma sabia,
y llega a su meta...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada