lunes, 10 de septiembre de 2012

Hate goodbyes!!

But they're always in my life...



¿Por qué todo son despedidas?
Después de un hola se esconde un adiós,
cierto, pero ¿por qué es de por vida?

Un siempre no dura ni un momento
y un nunca es eterno.
Según va pasando el tiempo,
a las despedidas les tengo más miedo.

No sólo me despido de los demás,
si no de mí misma.
Dejo de ser quien soy de verdad
y me convierto en una solitaria artista.

No vivo mi vida,
ni tampoco la disfruto.
No vivo el día a día,
ni pienso en el futuro.
¿Acaso yo pedí que se acabara?
¿Pedí que todo terminara?
Jamás dije que quisiera una despedida,
pero están siempre presentes en mi vida.

Todo lo bueno que viene,
tan fácilmente se va.
Y sabes que jamás regresará.
Me da miedo pensar en el futuro,
el mío es incierto y oscuro.
Está lleno de dudas y miedos,
de dolor y perdidos sentimientos.

¿Pedí yo que me hicieran daño?
¿Pedí que hicieran con mi corazón robado
un lugar sin vida y deshabitado?

Dudo que pidiera eso tan doloroso,
pero es lo que me han dado
y con ello convive mi ser miedoso
y al que tantos palos le han dado.

Quizá un día la parte de mí escondida,
salga tranquilamente de la nada.
Quizá un día de estos se vaya la mentira,
deje de estar la verdad amenazada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada