domingo, 13 de enero de 2013

Un final seguido de un principio...


La vida sigue...


La melancolía reinaba en su vida. 
La tristeza era su mejor amiga.
El dolor mató al honor...
La esperanza y la ilusión
dejaron su vida y su corazón.

Todo terminó. 
No había historia que continuar.
Todo cambió.
Ya no tenía ganas ni de llorar.

La hora del fin había llegado.
No un final eterno, ni siquiera malo.
Sólo un fin que llevaba a un principio,
a la vez deseado y temido.

Mientras, ella, pequeña flor,
se protegía del dolor,
de la traición...
De todo lo que la había dañado
y dejado temblando
junto a un mar de tristeza y llanto...

Desterró de su mente, de su vida,
todo aquello que de nada servía.
Decidió pasar página, seguir,
seguir adelante, vivir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada